Conflictos en las comunidades de propietarios por las subidas de la electricidad

Los administradores de Fincas piden a los vecinos no poner las lavadoras en horario nocturno para no molestar en las comunidades debido al aumento de quejas recibidas por ruidos.

Pedimos a todos los vecinos que respeten las normas de convivencia y eviten los ruidos molestos que perturban el descanso al resto de vecinos, absteniéndose de poner secadoras y lavadoras entre las 22h y las 8h.

Esta situación es completamente comprensible, ya que en el horario de descanso la electricidad es más barata y no afecta tanto a la economía familiar, produciéndose conflictos ente los vecinos que necesitan descansar para madrugar, frente a otros que buscan ahorrarse algunos euros en sus facturas.

Hoy en día tenemos 3 franjas horarias de lunes a viernes, los sábados, domingos y festivos intersemanales todas las horas son valle.

Como vemos, para poder ahorrar algo en la factura hay que usar los electrodomésticos que más consumen de madrugada, los fines de semana o festivos. Como administradores de Fincas les informamos para que en su hogar adopten las medidas de ahorro que puedan dentro de sus posibilidades, pues entendemos que si la luz es más barata en horario nocturno y el vecino no está en un buen momento económico, ponga los electrodomésticos cuando más le compense.

En verano empeora las molestias

En la época de verano empeora la situación de los ruidos al tener las ventanas abiertas para dormir, el vecino que ponga la lavadora en horario nocturno deberá procurar molestar lo menos posible teniendo bien nivelada la lavadora para evitar ruidos y posponer en la medida de lo posible el centrifugado, que es lo que más ruido suele generar.

La propuesta de utilizar las lavadoras por las noches sin tener en cuenta estas cuestiones deben estar reforzadas por la ordenanza municipal que para la ciudad de Valencia prohíbe el ruido a partir de las 22,00h. hasta las 8,00 h.

El vicepresidente de Facua Consumidores en Acción, Miguel Ángel Serrano, manifiesta que los conflictos vecinales eran de prever desde que se fijó el nuevo sistema de tarificación: «La división en franjas horarias que ha hecho el Gobierno no responde a las necesidades de los consumidores. Es absurdo que el ciudadano tenga que condicionar sus hábitos de consumo a los horarios más baratos. Con el efecto colateral que puede traer los problemas de convivencia en las comunidades.

Adelantar la hora valle

Es absurdo tener que poner la lavadora o el lavavajillas más tarde de las doce de la noche privando del descanso a los vecinos. Hay que proponer adelantar el tramo valle a las 22h y adaptar las tarifas eléctricas a las costumbres de los ciudadanos y no al revés.

La ministra de Derechos Sociales, ya propuso adelantar la hora valle a las diez de la noche, sin que de momento haya sido posible.

Esa adaptación ‘obligatoria’ del ciudadano a las eléctricas y no al revés ha despertado el humor español en Twitter. Tuits con mensajes como; «Por fin se han dado cuenta que en este país la hora razonable de preparar unas lentejas son las 4 de la mañana»«Voy a acostarme ya que tengo que levantarme a las 3 de la madrugada para planchar»«muérete de madrugada y despreocúpate de la factura de la luz al final del túnel» … Más vale reír que llorar.

Cómo se van a notar las nuevas medidas en la factura de la luz

Este miércoles 15 de septiembre se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Real Decreto-ley aprobado por el Gobierno para tratar de mitigar los efectos de la escalada de precios de la electricidad. 

Esta normativa incluye medidas como reducir el Impuesto Especial de la Electricidad al 0,5%, aumentar en 900 millones de euros la aportación de la recaudación de las subastas de CO2 o disminuir temporalmente los ingresos extraordinarios que están provocando las subidas del gas en algunas centrales eléctricas. 

Según las estimaciones de la (OCU), la aplicación de estas medidas “puede suponer en torno a 25 o 28 euros de ahorro en la factura de un hogar medio” si los precios en el ‘pool’ eléctrico se mantienen como los registrados durante los meses de junio a septiembre.

El ahorro de la factura del consumidor medio (4,6 kW de potencia y 3.500 kWh de consumo) en función del precio que vaya fijando el mercado mayorista. La OCU estima que la rebaja supondrá un ahorro de 17,22€, mientras que el Impuesto a la Electricidad variará entre 2,5 y 4€. Por otro lado, la reducción del IVA al 10% está suponiendo unos ahorros de entre 5 y 8€ en el recibo.

Abrir chat